El pasado 14 de noviembre de 2023 se publicó en el BOCM núm. 271 el acuerdo de 8 de noviembre de 2023, del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba definitivamente la modificación de las normas urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de 1997 del término municipal de Madrid. Del mismo modo, el contenido íntegro de la modificación fue publicado en el BOCM núm. 282, de 27 de noviembre de 2023.

Conforme se indica en texto, la “Modificación de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997 tiene por objeto modificar algunos preceptos para responder a la evolución social, económica y tecnológica que se ha producido en sus veintiséis años de vigencia y permitir la adaptación del urbanismo a las necesidades actuales del municipio, así como fomentar la sostenibilidad y la simplificación administrativa”.

Tal modificación se fundamenta en cuatro pilares/materiales fundamentales:

    1. Adaptación de las normas urbanísticas a la norma sectorial:

Entre las principales novedades: (i) se establece una nueva clasificación de proyectos y obras adaptados al ámbito legal vigente; (ii) se clasifican las obras conforme al Código Técnico de la Edificación, con mayor flexibilidad para incorporar las medidas de accesibilidad, seguridad y eficiencia energética; (iii) se delimita el acondicionamiento general y parcial en función de la superficie de actuación suprimiendo el acondicionamiento puntual; (iv) se incluye la reconfiguración como una subcategoría dentro de las obras de restauración o recuperación tipológica, limitada a eliminación de impactos negativos.

    1. Regulación de la intervención municipal en la edificación y el uso del suelo:

Entre las principales novedades: (i) se incrementa el abanico de actuaciones que pueden autorizarse transitoriamente en los solares y se establece un plazo máximo de cuatro años para su ejecución y se establece que los solares de titularidad pública puedan destinarse transitoriamente a usos dotacionales; (ii) se actualiza la referencia a las licencias urbanísticas incluyendo las declaraciones responsables; (iii) se clarifica el régimen de obras y usos permitidos de los edificios en situación de fuera de ordenación relativa y  se recoge el régimen de obras y usos permitidos en las infracciones urbanísticas prescritas; (iv) se reconocen nuevos modelos residenciales emergentes como el cohousing y el coliving, (v) se regula expresamente la transformación de local en vivienda, (vi) se revisa la normativa en materia de dotación de plazas de aparcamiento, carga y descarga y otras reservas, y (vii) se produce la integración de las viviendas de uso turístico en el uso terciario de hospedaje.

    1. Protección del patrimonio y adaptación a la normativa específica: 

Las novedades introducidas tienen como principal objetivo simplificar y reorganizar la normativa de protección e intervención sobre el patrimonio, conforme a los distintos elementos que lo componen: espacios naturales, elementos arquitectónicos especiales, parques históricos, jardines de interés, arbolado singular y cementerios históricos.

    1. Protección del medio ambiente urbano:

Se centra en la modificación del Título 5 de las Normas Urbanísticas, que pasa a denominarse «Sostenibilidad ambiental», para adaptar su contenido a la normativa medioambiental de ámbito municipal y supramunicipal.

La principal novedad es que se crea un nuevo instrumento de control denominado “Estudio de Repercusión por Implantación de Usos” (ERIU), mediante el cual se valorará la repercusión del uso en el entorno urbano (presión sobre el uso cualificado del ámbito, repercusión sobre los usos complementarios del ámbito, en especial el tejido comercial y productivo, afección sobre la red viaria y el tráfico rodado y peatonal… etc.), sin entrar en esta fase al estudio de las condiciones sectoriales y medioambientales, las cuales son materia de las licencias y declaraciones responsables y, en su caso, de los procedimientos de control ambiental.

Por otro lado, se incorpora un nuevo parámetro urbanístico numérico denominado “factor verde” que se destina a la mejora de la sostenibilidad, de las condiciones de confort térmico y bioclimático y del medio ambiente urbano de la ciudad.